La patria heredada

“Cuando era pequeña y subía a la terraza comunitaria de mi edificio a recoger la ropa que mi madre había tendido, me resultaba inevitable chusmear entre las sábanas de otros, ver si utilizaban broches o no para colgar las prendas, mirar si separaban la ropa de color de la blanca, como siempre repetía mi madre. Resulta un tanto irrespetuoso hacerlo, pero por otro lado, asomarme sin permiso a la vida de mis vecinos me permitía sentirlos más cercanos. Todas aquellas cuerdas blancas con calzones, corpiños, calzoncillos, pijamas, pantalones y camisetas creaban, en conjunto, una identidad. Ya de más grande la misma tradición me avergonzaba, nos habíamos mudado a una casa con poco fondo y a mi madre le encantaba colgar la ropa en una cuerda que atravesaba todo el jardín delantero. No entendía su obsesión ¡teniendo la posibilidad de comprar un secarropas y colgar en un tender pequeño!. Recuerdo evitar invitar a mis amigas a casa por temor a que se burlasen de mí. Qué estúpida puede ser la ignorancia, yo no sabía de tradiciones familiares, ni de costumbres lugareñas transportadas a otros sitios, solo creía que era indecoroso mostrar las prendas en un tendedero.
¿Qué puede haber más decoroso que tener tu propia cuerda para colgar tu ropa al sol?
Sin duda, pasado el tiempo de las apariencias, esas banderas cotidianas en las que transcurren la vida, son para mí la patria heredada”
palabras de Francesca en “Tulipano negro”
DSC_0246 (2).JPG

Uno más esparcido por el mundo

Vivís con el costo de tu libertad
de tu crítica, tu inteligencia
Pagás caro el costo de tu sensibilidad
de tu experiencia y tu sabiduría
Tu autonomía insultante
Tu intrepidez agobiante
Tu compromiso sella a fuego tu acción
no tenés permitido escaparte
ni echarte a un lado,
ni tan solo descansar,
mucho menos quejarte
Te la buscaste por elegir crecer y amar
por ser honesto
y petulantemente directo
por dar con gusto
por apostar a lo bello
Tu destino es la soledad
el castigo de los necios
la brutalidad del mediocre
el choque sin remedio
Te toca el trabajo sucio e ingrato
el olvido y el desprecio
Porque no se te perdona el mensaje
Porque irrumpís como el alba encandilando
Porque tu luz ciega y da pereza
Porque recuerda lo que falta, lo que resta
Porque no transás con la ignorancia
Porque no te conformás
Porque tu lucha rompe las pelotas
Y tu decir fastidia en un mundo que no quiere,
que le da fiaca despertar
Serás el culpable
Serás la piedra
Serás el cáncer
La oveja negra
Serás de quien hablarán sin descanso
El blanco elegido
Serás principio y fin
Serás espejismo y maldición
Fetiche codiciado por un rato
Nadie se atreverá a descifrarte
Serás cientos de posibilidades y fantasmas

Te deseo suerte en tu camino
No olvides tu esencia y tu destino
Somos muchos esparcidos por el mundo
DSC_0045

Tulipano negro- novela en pleno proceso

Ella: Francesca, una mujer argentina radicada en Sicilia desde su adolescencia. Tras la muerte sorpresiva de seres muy cercanos se acerca la presunción de su propio ocaso. La pre menopausia, sueños que presagian su propia muerte, el autoanálisis de una vida diseñada por otros…y una sombra que la persigue en sueños…intentará ser una novela con altas dosis de humor, sarcasmo y piscas de romanticismo de la bella Italia, con sabor y aroma a vino de la campiña siciliana.
Sandra Defrancesco

“Una voz interior que me invita nuevamente a ser prudente con mis palabras, no solo las dichas, también las pensadas. Lo cierto es que nunca he podido dominar mis impulsos. Me reconozco como una mujer con poco filtro o nada de filtro, brutalmente honesta y tempestiva.
Por desgracia, no es posible que no haya nadie, estoy yo para recordarme lo que aún no logré. Grito con mis pensamientos que no puedo detener”

Ilha da magia

Un tiempo para recrear mi mente desvariada, invadida por un horizonte sombrío demasiado cercano.
Un tiempo para limpiar mis ojos con atardeceres sobre el mar.
Un tiempo para recrearme en delirios insignificantes.
Un tiempo para hacerme una con las olas de mar que me recuerdan que la vida no es más que una constante…más las miro, más me fundo en su balanceo
Un tiempo, solo el necesario, para impregnar mi retina sin mediación de lentes con la exuberancia que me rodea
Ilha de la magia: tatuame el alma con tu selva y tus matices, embriagame de tus fragancias, hipnotizame con tus flores y manchame con tus colores para siempre
DSC_0176 (2)

Solo otro ocaso, otro día que muere, luego amanece y nace otro
con ínfulas de ser más vibrante que el anterior. Al menos se la cree, que no es poco…
DSC_0473 (2)

Lucecitas sin luz

el-desierto-mas-arido-del-mundo-atacama-2

A mi país le falta un corazón
Una mano compañera
Una buena razón
Está ciego de egos y de odios
De avaricia y de hambre
De injusticias y violencias
Mi tierra está seca de humanidad
De caricias, de pasión
No tiene memoria y olvida
¡Me duele en el alma!
Árbol lleno de lucecitas y carente de sentido
Muchas mesas vacías y nada que celebrar
A mi país le falta coherencia
Palabra libre
Compromiso solidario
No tiene alma, se fue al exilo
¡¿Le falta pueblo?!
O peor aún lo tiene y no lo dejan

Definiendo

13428546_1025730214176263_895696302970771917_n
La vida: tiempo inexistente para la eternidad
Mi vida:instante lleno de sentido y de formas ilusorias
Yo: poco menos que una partícula de polvo para el universo
Mi mente: maga creando inexistencias
Mi cuerpo: forma sujeta a los caprichos de este tiempo
Mi alma: guardiana de mi Ser
Mi espíritu: Ser aguardando mi despertar
Estrellas: soles hacedores de una senda invisible que me conducen a la Paz

Dicen que los abrazos sentidos te ensamblan las partes dispersas. Hoy creo que es al revés…en estos últimos tiempos en que aprendí, o mejor dicho, no me quedó otra que estar entera, temo, que un abrazo sentido me desarme en mil pedazos.

Carta a un maestro de arte

Toda expresión artística es siempre un gesto creador, nacido del espíritu que nos habita. Todo gesto creador es liberador. Desata la imaginación, la proyecta en un horizonte de posibilidad amorosa y encantada. Esta potencialidad convierte al arte en transformador de vida.
Para que exista la libertad, antes debe ser soñada. Para soñarla es imprescindible desearla. Los artistas tienen recepción sensible para captar los deseos colectivos. Esa sensibilidad inexplicable, que los convierte en porta voces del pueblo. Los poetas tienen antenas capaces de captar las señales invisibles y al hablar consigo mismos hablan con los otros.
El deseo de libertar genera pasión. Tener un motivo por el cual vivir apasionadamente es el único camino para vivir y morir con dignidad.
Todo arte verdadero es subversivo cuando libera. Paulo Freire continúa siendo imprescindible. Tomar la palabra para decirse, es en sí mismo subversivo y liberador. Subversivo en tanto opuesto a la alienación colectiva que el sistema impone. Ovejas descarriadas para escuchar la propia alma. Entrar en lo más profundo de vos mismo para conocer tu verdad. En este sentido podemos concebir la educación liberadora. Educación que no se contenta con repetir y reproducir acríticamente lo mandado, sino que requiere de seres apasionados y comprometidos que recreen la realidad y la transformen; y es aquí donde el arte se hace vital.
Escuchá la novena sinfonía de Beethoven, contemplá el Guernica de Picasso, leé el canto a mí mismo de Whitman, los versos de Octavio Paz y de Benedetti, dejate llevar por las quenas de Uña Ramos, internalizá la poética de Silvio Rodríguez….y experimentarás una belleza inexplicable, fuente de la libertad interior. Porque el arte nos hace encontrar nuestra propia verdad.
Todo sistema educativo debería tener como objetivo primero desarrollar al máximo la capacidad creadora en lo más íntimo del ser persona.
En este tiempo de tinieblas y tristezas, de dictadura de mercado, es preciso rescatar la dimensión de la poesía, porque es en sí misma una apertura hacia el infinito.
La lucha por la libertad puede ser peligrosa pero nunca inoportuna.
La poesía explora el máximo de la libertad creativa y esta libertad acaba transformándose en la metáfora de la libertad humana, que se debate entre los límites que imponen el aquí y el ahora. Y este aquí y este ahora nos interpela a escoger una posición, a definirnos.
Poesía que se hace canción: palabra proclamada; canción que interpretan los cuerpos, esos mismos que toman las melodías y que en movimientos rítmicos tienen poder catártico, liberador. Canción que se expresa en trazos en papel y lienzo. Cuerpos que encarnan la palabra y la vida para actuarla y hacerla metáfora.

DançaBallet