Carta a un maestro de arte

Toda expresión artística es siempre un gesto creador, nacido del espíritu que nos habita. Todo gesto creador es liberador. Desata la imaginación, la proyecta en un horizonte de posibilidad amorosa y encantada. Esta potencialidad convierte al arte en transformador de vida.
Para que exista la libertad, antes debe ser soñada. Para soñarla es imprescindible desearla. Los artistas tienen recepción sensible para captar los deseos colectivos. Esa sensibilidad inexplicable, que los convierte en porta voces del pueblo. Los poetas tienen antenas capaces de captar las señales invisibles y al hablar consigo mismos hablan con los otros.
El deseo de libertar genera pasión. Tener un motivo por el cual vivir apasionadamente es el único camino para vivir y morir con dignidad.
Todo arte verdadero es subversivo cuando libera. Paulo Freire continúa siendo imprescindible. Tomar la palabra para decirse, es en sí mismo subversivo y liberador. Subversivo en tanto opuesto a la alienación colectiva que el sistema impone. Ovejas descarriadas para escuchar la propia alma. Entrar en lo más profundo de vos mismo para conocer tu verdad. En este sentido podemos concebir la educación liberadora. Educación que no se contenta con repetir y reproducir acríticamente lo mandado, sino que requiere de seres apasionados y comprometidos que recreen la realidad y la transformen; y es aquí donde el arte se hace vital.
Escuchá la novena sinfonía de Beethoven, contemplá el Guernica de Picasso, leé el canto a mí mismo de Whitman, los versos de Octavio Paz y de Benedetti, dejate llevar por las quenas de Uña Ramos, internalizá la poética de Silvio Rodríguez….y experimentarás una belleza inexplicable, fuente de la libertad interior. Porque el arte nos hace encontrar nuestra propia verdad.
Todo sistema educativo debería tener como objetivo primero desarrollar al máximo la capacidad creadora en lo más íntimo del ser persona.
En este tiempo de tinieblas y tristezas, de dictadura de mercado, es preciso rescatar la dimensión de la poesía, porque es en sí misma una apertura hacia el infinito.
La lucha por la libertad puede ser peligrosa pero nunca inoportuna.
La poesía explora el máximo de la libertad creativa y esta libertad acaba transformándose en la metáfora de la libertad humana, que se debate entre los límites que imponen el aquí y el ahora. Y este aquí y este ahora nos interpela a escoger una posición, a definirnos.
Poesía que se hace canción: palabra proclamada; canción que interpretan los cuerpos, esos mismos que toman las melodías y que en movimientos rítmicos tienen poder catártico, liberador. Canción que se expresa en trazos en papel y lienzo. Cuerpos que encarnan la palabra y la vida para actuarla y hacerla metáfora.

DançaBallet

Instrucciones para el rato que queda II

21728475_132697477352456_4150907294245064246_n
No te tomes la vida
No tiene sentido
Ella es igual
Sin protocolos
No espera por vos ni por nadie
Se manifiesta

Tomala a la brisa
al viento
a vuelo de pájaro

Tomala en el mismo andando
No la limites
No la sujetes a roles
No la poseas

Tomala sin asirla
A mano abierta
A carcajada

Tomala y no la tomes
No le des nombre
No pongas tiempo

Tomala a risa y llanto
A contraluces
A eternidades
Tomala y jamás la tomes
Es inasible
Evanescente

Tomala por sorpresa
sin previo aviso
y sin saberlo
aprendé a amarla

Instrucciones para el rato que queda

Sin prisa
que queda menos
Con pausas
que queda poco
Paseos a paso lento
pateando piedritas
chapoteando charcos
observando todo
Tranquilo:
de un trago no, de a sorbos
saboreando el último bocado
extrañando ya, este mismo momento

Evanescente misterio: la vida
Un tesoro, ningún sortilegio
Conmoverse porque sí,
por simple epifanía
No comulgar con la vulgaridad
Dar todo hoy
Dar por hoy todo

MVC-010S

ESTOY DE FERIA!!!!!

Se canjean
todos los “Te quiero”, los cumpleaños y las navidades,
los regalos por compromiso,
los caros restaurantes,
las falsas compañías,
las mesas donde se rejunta la gente sin saber bien por qué
los 14 de febrero y los aniversarios
las salidas para matar los ratos, las conversaciones vacías…
por una sonrisa desde adentro, una palabra atinada y alentadora desde el corazón
un abrazo apretado y sostenido, sin palmaditas
mirar a los ojos y decir todo en esa mirada
estar en ese momento doloroso, regalando la presencia
la comidita casera para celebrar la vida
el vino y el mate compartido
la música y la charla sin tiempos
… el beige por los azules matizados con ocres
el sintetizador por madera sonora
obligaciones, deberes ser, modales y conveniencias…por honestidad brutal
seguridades por sorpresas
y todos los cálculos por el arte

Estoy en mí

DSC_0585.JPGMuy dentro mío
una niña pidiendo ser liberada
una canción
el mismo sol
mil flores y tres estrellas
una razón
un mapa de ruta
un timón
un murmullo
un corazón
más de un sentido

Atesoradas las experiencias
Las heridas sanadas
y en proceso de sanación
Diez candilejas y un farol
la luna llena
y más cosas que aún no vi,
que aún no sé

Si entre el bullicio me ves silenciosa
ya sabés:
estoy en mí

En aquella ruta que solía transitar rumbo a mi trabajo pasaba la vida.
Recuerdo a un niño de unos 10 años llevando a una niñita de no más de 7 en una bicicleta desvencijada, sorteando los autos, los colectivos y los camiones …en un recorrido que seguramente hacían todos los días para llegar a la escuela. Ambos con guardapolvos blancos raídos, zapatillas rotas y los cuadernos bajo el brazo.
Esa mañana en medio de la ruta rodaron dos manzanas, yo venía manejando detrás de ellos. Recuerdo que detuve mi auto de inmediato con las luces de las balizas. Ellos retrocedieron y haciendo acrobacia lograron recuperar, lo que seguramente sería su única ingesta de aquel día. Con amplias sonrisas y complicidad me miraron felices de recuperar sus manzanas…
Escena que no pudieron atesorar los automovilistas que dedicaron ese momento a insultarme con todas sus fuerzas y virilidad contenida. Creo que ya desde entonces el apodo de loca es el que mejor me sienta! ..brindo por eso!

No conozco su nombre ni su edad. Tampoco sé nada de él, solo que hace más de 20 años se dedica a limpiar los parabrisas de los autos que se detienen en el semáforo de aquella ruta que me condujo a la escuela donde trabajaba, durante 15 años.
Siempre que me veía venía a limpiar los cristales, tuviera o no dinero para ofrecerle a cambio. Siempre con una sonrisa amplia y agradecido, con una bendición para mi día.
Ya hace 5 años que tomo ese camino solo para visitar a mi amiga.
Ayer volví a pasar por ahí, al verme, corrió a saludarme y a limpiar los cristales: “tanto tiempo sin verla!, qué alegría que se encuentre bien! Dios la bendiga”
Y sin necesitar armar un árbol navideño, tomé ese gesto como un guiño del cielo.

Oda a la música

13453610_1023271927755425_975640777_n

Indubitablemente todo en el Universo es Vibración
corriente de sonido permanente

Mi vida en ese río
Detenida en la escala armónica
Esperando lanzarse en un esfuerzo para atravesar la pausa
Necesitando un impulso solar para seguir
Para salir de la sombra confortable que albergó a la semilla
y florecer

Todo movimiento o creación se desarrolla según una gama
La música, la lengua internacional del alma,
mi lengua materna
Y la voz, instrumento vivo
que no miente,
creadora de angustia y de encanto
de amor y de pena

Afino los sentidos
Escucho los semisilencios de la vida
de una naturaleza que no cesa en murmurar una armonía constante,
una música continua,
para que la magia se manifieste

Leo escuchando
Desentraño los versos
Desnudo la poesía
y la incorporo en mí
Inspiro sonoridad que embriaga
Exhalo lluvia de vibraciones intensas
y canto
Para que un día mi canción embriague a otros,
al menos por un rato,
y como un hada sustraiga las almas del cuerpo,
para que pasado el trance
vuelva consolada
exaltada y enardecida

16508681_1651879761505741_8938405013669402368_n
A deshora
Qué difícil coincidir,
acompasar con la rítmica de la vida
Respiro profundo y enlentezco mi andar
Una canción azul escucho a lo lejos
Percibo los latidos de la tierra
Sincronizo mis pasos y mi pulso
Me reconozco en los espejos
Y agradezco

Honestidad

Mi mayor virtud
Mi más claro defecto
Ser honesta en un mundo mentiroso me pone en desventaja
Me condena a la horfandad de amores
Aunque no hable, mi rostro me delata
Ser honesta en un mundo de relaciones adornadas con mentiras
me condena al exilio
Ser honesta aquí me pone del lado del equívoco
Soy la egoísta y despiadada mujer que no calla

17553565_1718729351487448_5929160135915238855_n