Amo los intentos y las transformaciones. Las ganas de crecer venciendo el ego. La superación del fracaso a través de la aceptación del mismo. La unión de voluntades y el trabajo en equipo. Los ojos que brillan ante la espera de un cambio. El niño que todos llevamos y que se escurre de a ratos. El capricho camuflado en propuesta, el juego solapado en tareas. El odio que esconde tristeza y que cuando se lo sospecha se desarma en lágrimas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s