Hoy me dueles en mis labios áridos de besos
Y me lastimas en mi cintura carente de tus abrazos
En mi desierto de caricias espero
Hoy lo prosaico se vuelve verso
Tus promesas de amor
tus hechizos de luna
cenizas de aquel fuego esparcidas por el viento

Hoy mis ruegos se vuelven canto
a la virgen de los besos
para que regresen a mí como llovizna tenue y se esparzan por mi cuerpo

Tú que te embriagaste de mis mejores cepas
y bebiste el néctar de mis senos
deberás aprender a leerme primero
ensamblando mi ser disperso en mil pedazos
desempañando mi ventana llorada por el tiempo
para regar con tu esencia mi refugio austero
y explorar con cuidado mis rincones secretos

Y traerás otra copa, otro plato, otra silla
para sentarte frente a mí y develar mi alma
para ser mi compañero y mi compinche
para reencontrarte en mis cristales
y yo en los tuyos
unidos por la magia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s